[Represión] De la Solidaridad a la represión judicial

El pasado día 22 de Febrero de 2021, el Juzgado de Instrucción Nº 2 de Albacete dictaba sentencia condenatoria contra una de nuestras compañeras por un delito leve de lesiones durante un piquete informativo organizado por el Sindicato de Oficios Varios de Albacete de la CNT-AIT contra la empresa Asishogar Albacete SL.

Durante el juicio que se celebró el pasado día 10 de Febrero, la Magistrada-Juez del Juzgado de Instrucción Nº 2 de Albacete impidió sistemáticamente que nuestra compañera se defendiera, que nuestro abogado desmontara todos los extremos de la denuncia, y que testificaran los tres testigos que presentaba nuestra parte. Lo cierto es que por parte del Juzgado no había ningún interés en que se clarificaran los hechos y se conociera la verdad, menos aún que se administrara justicia. Los obstáculos que la magistrada presentó contra nosotros estaban completamente fundados en un solo motivo, la afiliación sindical de nuestra compañera, que independiente de los hechos, era necesario castigar por hacer anarcosindicalismo.

La incompetencia llegó hasta el punto de que ni siquiera se molestó en clarificar los hechos que efectivamente habían ocurrido, a pesar de que la denunciante manifestó en el juicio que los hechos no se habían sucedido como aparecían reflejados en la denuncia, pese a que ella los había firmado. La actitud que la magistratura expresó en todo momento durante el juicio fue de indiferencia y desinterés sobre lo ocurrido, manifestando en numerosas ocasiones que no tenía tiempo de que se interrogara a los testigos o de que se discutieran los extremos de la denuncia.

El Juzgado se redujo única y exclusivamente a redactar de nuevo los hechos aparecidos en el atestado de la Policía Nacional, como Hechos Probados.

Esta sentencia no solamente refleja la indefensión que genera el aparato judicial, sino la injusticia del mismo. En este sentido, está claro que la sentencia no aspira a dar luz a los hechos sucedidos, sino a condenar y reprimir la organización obrera y al anarcosindicalismo, así como cualquier ejercicio de autodefensa por parte de la clase trabajadora; en este caso, condenando a nuestra compañera.

Pese a que el aparato represivo solo puede dirigirse contra la individualidad -debido a la imposibilidad e incapacidad de reprimir a toda una clase-, es innegable que su más profundo deseo aspira a ello. En este sentido, la clase trabajadora consciente tiene muy presente que cualquier acción represiva que se dirija a una parte de ella, por el hecho de haber desarrollado en mayor o menor medida ese sentimiento de solidaridad y responsabilidad colectiva, en realidad se dirige contra toda la clase trabajadora.

Por nuestra parte, como anarcosindicalistas estamos convencidos de que la represión judicial, policial y gubernamental, tarde o temprano se dirigirá contra nosotros, por ello es necesario que la asociación obrera esté preparada para afrontar los golpes represivos que pudieran dirigir contra el movimiento libertario y anarcosindicalista. Bajo ningún concepto vamos a permitir que el sentimiento de solidaridad que surge entre explotados y explotadas se reprima de ninguna forma.

Desde el Sindicato de Oficios Varios de Albacete de la CNT-AIT rechazamos completamente la sentencia judicial contra nuestra compañera, y condenamos la injusticia perpetrada por el Juzgado de Instrucción Nº 2 de Albacete.


LA SOLIDARIDAD ES ESCUDO Y ARMA CONTRA LA REPRESIÓN
SI NOS TOCAN A UNA NOS TOCAN A TODAS