[Sindical Sagunto] No al ERE miserable en INDRA STI

Indra, uno de los grupos empresariales más importantes del sector tecnológico y cuyo principal accionista es el Estado a través de la S.E.P.I. (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), aprovecha la actual situación de emergencia sanitaria para acordar con la mayoría de los sindicatos presentes en el comité de empresa, las siguientes medidas que afectarán potencialmente a todos los centros de trabajo de su filial Indra Soluciones Tecnologías de la Información:

  • 580 despidos
  • 125 suspensiones de contrato
  • 100 reducciones salariales

Al parecer, estas cifras son los máximos acordados para cada medida a aplicar, lo cual nos deja mucho más tranquilos. Conviene indicar que no están excluidas, con carácter general, aquellas personas con reducción legal de jornada y que, sin el presente acuerdo, estas personas estarían protegidas frente al despido.

Este acuerdo tan favorable para la plantilla ha sido responsablemente firmado por las secciones sindicales de CCOO, UGT, USO y ASIT que representan el 71,71% del comité de empresa. Como es habitual, no han tenido a bien someter este acuerdo a votación por parte de la plantilla… (no vaya a ser que voten que no y la liemos). Según parece las personas trabajadoras en la empresa no tienen criterio para decidir sobre su propio futuro, sino que más bien son como menores de edad cuyos tutores deben decidir lo que más les conviene.

Como suele ocurrir en estos casos, el comité de empresa venderá el acuerdo como un gran éxito ya que la empresa, dirán, pretendía unas medidas mucho más duras (¿más???). Dejamos este tipo de detalles a los amantes del género dramático, si bien recomendamos en su lugar a los clásicos: Calderón de la Barca, Lope de Vega, etc. Dentro de este tipo de escenificaciones encuadramos también la negativa a firmar del resto de sindicatos presentes en el comité de empresa. Es bien conocido que en toda buena obra debe haber buenos y malos, a fin de mantener al espectador entretenido.

No vamos a entrar en el baile de cifras que se han barajado en el último mes para intentar justificar este tipo de medidas, sino que haremos una breve síntesis de la situación que pensamos que cualquier persona sensata puede entender:

Uno de los grupos empresariales más importantes del sector tecnológico tiene millones de euros de beneficios en los tres primeros trimestres de 2020 (será interesante conocer los datos del cuarto trimestre). Pero, ay amigo, resulta que ha tenido menos beneficio que en el mismo periodo de 2019. Y aprovechando la vergonzosa reforma laboral de 2012 y contando con la inestimable colaboración del comité de empresa, pacta unas medidas miserables que pueden afectar a más de 800 personas.

Como es evidente la situación es coyuntural y no estructural, ya que la actual emergencia sanitaria es temporal, pero eso poco importa. Tampoco importa que la empresa no se haya visto tan afectada como empresas de otros sectores, debido a que la adaptación al teletrabajo parece que ha sido satisfactoria. Sobre todo teniendo en cuenta que son las personas trabajadoras las que están sufragando gastos derivados del teletrabajo como luz, internet, etc.

Hay que recordar además que el presente acuerdo implica un gasto de dinero público que seguramente haría más falta a otro tipo de empresas, por no hablar de la sanidad.

Por otro lado, la dureza de las medidas propuestas por la empresa no ha bastado para que la representación unitaria de los trabajadores convoque ni una sola acción de protesta. Ni siquiera han dado visibilidad al ‘conflicto’ en redes sociales. Por supuesto la palabra huelga es tabú para estos responsables representantes. Ignoramos, por tanto, cuales son las medidas de presión que utilizan en este tipo de negociaciones.

Entendemos que la mejor medida de presión en una negociación de este tipo sería convocar una asamblea de trabajadores tras cada reunión con la empresa, en la cual no sólo rindan cuentas de su postura en la negociación sino que además sea la propia plantilla la que marque el rumbo tomando decisiones mediante votación. Y por supuesto, someter a votación el acuerdo final. Este procedimiento no solo es el único legítimo sino que además es el más efectivo, ya que la empresa lo pensaría dos veces antes de proponer medidas que puedan ser rechazadas por una asamblea de trabajadores. Este escenario supondría generar un conflicto con la plantilla que la empresa no está dispuesta a asumir.

Desde aquí nos solidarizamos con las personas afectadas por este acuerdo miserable y nos ponemos a su disposición para todo aquello que necesiten. Por desgracia estas personas han aprendido ‘por las malas’ lo que es un comité de empresa y para qué sirve. Hacemos un llamamiento al resto de trabajadores y trabajadoras del grupo Indra, para que sin más dilación comiencen a luchar por sus derechos y no esperen a que sea demasiado tarde (ya vemos las consecuencias de dejar esta lucha en manos del comité de empresa).

Esta sección sindical seguirá trabajando para ser una herramienta efectiva en la defensa de los derechos e intereses de nuestros afiliados y, en general, de toda la plantilla. Nuestras armas son la solidaridad, el apoyo mutuo y la acción directa.

Pero no creemos en soluciones mágicas a los problemas, abogamos por la implicación y el empoderamiento de los trabajadores como medio para conseguir la autogestión de sus intereses.

Por último hemos de advertir que fuentes cercanas al comité de empresa en INDRA PRODUCCIÓN DE SOFTWARE, declaran en conversaciones informales que es probable que la empresa intente aplicar en esta filial las mismas medidas acordadas para Indra Soluciones Tecnológicas…. Estamos a tiempo de evitarlo.

Contacto: cntait.indrapsv@gmail.com

https://cntaitindrapsv.wordpress.com