[Acción Social] CNT-AIT en la lucha en defensa de la vivienda

Esta mañana del jueves 20 de Febrero, el Sindicato de Oficios Varios de Albacete de la CNT-AIT se reunió en la misma calle donde está ubicado su local, junto a varias compañeras y compañeros del Ateneo Anarquista de Albacete y un militante de la PAH, con el fin de defender y dar apoyo a un vecino que iba a ser desahuciado.

La calle Ecuador de Albacete cuenta con la particularidad de que está llena de casas bajas, viviendas unifamiliares, ocupadas todas ellas por familias rumanas, trabajadores jornaleros o parados, que golpeados por el capitalismo internacional han ido a dar con sus huesos a un pequeño rincón, propiedad de la SAREB (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria). Sin embargo, los inquilinos que han ocupado estos inmuebles han decidido trabajarlos con sus propias manos, pintarlos, arreglarlos, acondicionarlos, etc., y no abandonarlos como si hacen los especuladores.

Muchas de estas familias son acosadas por inmobiliarias y bancos, que gestionan estas propiedades, mediante lanzamientos de desahucios para que abandonen las fincas. Este ha sido el caso de varias viviendas en nuestra calle a las que se les ha notificado el desahucio.

Golpeados por la pobreza, acosados y despreciados por el capitalismo e ignorados por el Estado, las personas se ven en situación de pobreza extrema, sin hogar ni trabajo ni ayuda. Ante esta situación, el movimiento libertario no ha podido quedar indiferente, y se ha lanzado a defender y a apoyar al vecino durante el proceso, junto a sus familiares.

Cerca de una veintena de personas se han reunido a las puertas de la casa en espera de la policía y del juzgado. Al llegar estos, como era evidente han comenzado las negociaciones con los agentes judiciales con el fin de proceder o renunciar al desahucio. Durante un buen rato se ha discutido con los agentes judiciales que el desahucio no se podía ejecutar por un defecto de forma en la notificación judicial a los vecinos, porque no se aclaraba de que número de finca se trataba, confundiendo en varias ocasiones las fincas contiguas y creando indefensión y miedos entre los vecinos.

Los agentes judiciales han intervenido con la policía, mientras repetían constantemente “no le entiendo, firme esto, no hace falta leer nada, estas personas sobran…”. Sin embargo, tras una discusión con los agentes judiciales y el procurador, el ocupante de la finca ha renunciado a resistir y ha terminado por entregar la vivienda al Juzgado, después de que se resolviera la confusión con otra de las fincas que se encontraban ocupadas por una familia con cuatro hijos, uno de ellos de tan solo unos meses, que vivían en una finca contigua.

Por parte de la policía, y no esperando menos de ellos, asistiendo a la autoridad judicial con la fuerza, y manifestando que no tenían por qué traducir nada al ocupante. “Si no entiende lo que lee, no es nuestro problema“. Con esta situación de presión y coacción, el ocupante se ha visto obligado a firmar un documento del que no estaba conforme, con el miedo de terminar el desahucio esposado. Tras la firma del ocupante, el procurador se ha encargado de rematar la situación, diciendo: “la basura no se queda en casa, se saca con el resto de la basura. Son basura y sois basura”.

Ha sido en ese momento cuando ha estallado la rabia de todas las personas solidarias que nos hemos encontrado allí, inundando la calle con gritos de “sin vergüenzas, terroristas y ladrones“, dejando claro el total desprecio que siente la clase trabajadora hacia los representantes judiciales del Estado y de los defensores de la propiedad privada.

Finalmente, han entrado los cerrajeros, han instalado una alarma, y el vecino ha recogido todo para mudarse a la casa de un familiar. Este despreciable acto ha venido a orquestarse de mano de SOLVIA, inmobiliaria, y de varios bancos, entre ellos SABADELL. Los acuerdos entre capitalistas, es decir, las leyes, se imponen junto a sus brazos armados, es decir, la policía.

Todo esto no supone un problema aislado, ni un problema específico de la ciudad o del país, sino de un gran problema internacional de la clase trabajadora, como lo están haciendo en Polonia, nuestros compañeros y compañeras anarcosindicalistas de ZSP con el Komitet Obrony Praw Lokatorow (Comité de Defensa de Inquilinos), y los compañeros y compañeras de Serbia de ASI, con su Kolectivna Odbrana Stanara.

Reventar a trabajar o vivir condenado al paro y sus trabajos puntuales, no importa, reventarás sin llegar a tener garantizado ni el techo bajo el que dormir o fallecer. Por ello, frente al problema de la vivienda solamente podemos oponer nuestra solidaridad y nuestra acción directa, pero no solamente espontanea, sino organizada. Es hora de que vea la luz en nuestra ciudad un Sindicato de Defensa de la Vivienda y del Inquilinato, que plante cara a los propietarios y a los especuladores del inmueble.

NI CASAS SIN GENTE , NI GENTE SIN CASAS